“Responsabilidad Social Corporativa: Doctrina Social de la Iglesia“

El pasado jueves, 15 de noviembre, tuvimos una nueva edición de las Jornadas que organiza Ideas Club dentro del ciclo “10 Propuestas para fortalecer tu Libertad”. En esta ocasión el invitado fue Manuel Pizarro, que nos habló de “Responsabilidad Social Corporativa: Doctrina Social de la Iglesia“. Asistimos cerca de 100 personas que abarrotábamos el Aula BBVA de IESE Business School.

Algunas de las perlas que nos dejó Manuel Pizarro:

La Responsabilidad Social Corporativa, en las empresas son generalmente una gran mentira, que corre hoy en día, como lo son, ciertas Fundaciones, Grandes “Políticas Sociales”, Campañas de Imagen, que aparecen en espectaculares folletos, ya que ante estas propuestas, se olvidan de sus empresas, de sus empleados, o de su entorno, del respeto a la persona, y a sus principios.

Hay que pedir una actuación ética, férrea y adecuado, siendo la ejemplaridad lo más importante, basado en tres principios de: Pensamiento, Palabra y Acción, para que se cree un comportamiento adecuado dentro de las empresas. En la vida de la empresa cuesta mucho estar preparado para poder afronta todos los desafíos que atravesamos diariamente, manteniendo nuestra Ética y Moral.

Como preparación a su vida Pública, Jesús pasó 40 días en el desierto, los israelitas emplearon 40 años en atravesar el desierto para llegar y disfrutar de la tierra prometida. Cuando sale Jesús del desierto, tiene hambre, y el demonio lo tienta, en convertir las piedras en panes, así el egoísmo, para un empresario le lleva a cometer graves errores; le dice también, desde lo alto del templo, tírate que tus Ángeles te recogerán. La soberbia en el mundo empresarial, el creernos los empresarios, que somos muy superiores, hace que se comentan muchos errores irreparables, y por último, le pide que le adore, ya que le dará todas las riquezas del mundo entero. Lo mismo pasa a los empresarios, muchas veces adoran al becerro de oro, que ven al alcance de la mano, para tener ganancias a corto plazo sin importar ni los medios ni los fines, solo la riqueza inmediata, en donde todo vale para conseguirla.

El empresario debe de ser responsable y consecuente consigo mismo. Todos aquellos empresarios que se desvían del “Largo Plazo”, para conseguir beneficios o bienes a corto, como promociones o proyecciones políticas, poder social, conseguir contratos ventajosos en detrimento de las reglas establecidas o aquellos que abrazan la corrupción para tener un éxito inmediato, se desvían  del Objeto Social de su compañía, el cual no justifican con su trabajo, y lo cambian  todo para conseguir un beneficio personal y a corto.

Ejemplos:

Poner Stock Options (corto Placistas) muy suculentas a directores ejecutivos, tal y como decía un accionista, que se la jueguen conmigo en el beneficio a corto plazo, cuando lo importante es el largo plazo y la supervivencia de la empresa. El accionista mantenía que era imprescindible para todos los directores ejecutivos, al igual que él también participaran del corto plazo, pero el Objeto Social de la empresa y el deber de los directores, es el largo plazo, pasando por el corto, que es su responsabilidad del día a día.

El Banco más antiguo del mundo Barings Bank, dejó de cumplir su objeto social, ya que un broker del banco se dedicó en Hong Kong, a invertir en los Fondos de Derivados, (totalmente fuera de su objeto social), quebró el Banco, y con ellos miles de accionistas entre ellos la Reina de Inglaterra.

Al igual que Enron, (Houston, Texas, USA), la Compañía Energética más grande del mundo en el transporte de gas y electricidad, creó una Bolsa de Valores de Derivados de gas, y electricidad, (fuera de su objeto social) con el beneplácito de la Administración Americana, falsificaron las cuentas anuales, e hizo quebrar a la empresa y también, a nivel mundial, a la Compañía de Auditoria Arthur Andersen, que avaló dicha falsificación. Nadie fue a la cárcel, solo perdieron los millones de pequeños accionistas y algunos grandes inversores. (El mayor escándalo financiero de la historia).

Lo mismo pasó con los Fondos de Derivados, las Hipotecas Subprime (Lehman Brothers) en que los inversores grandes y pequeños, no sabían lo que estaba comprando y vendiendo, (solo el sello del Banco), estafando a millones de pequeños ahorradores y grandes y pequeños bancos en todo el mundo. Estas políticas de corto plazo crearon una crisis mundial bancaria, (que todavía perdura) muchos bancos cerraron al igual que muchísimos pequeños y grandes inversores perdieron todos sus fondos y ahorros.

El objeto social de una organización es sagrado. Cuando se sale del mismo hay un problema no solo dentro de la propia empresa, sino dentro de la misma sociedad tanto nacional como internacional.

El empresario, debe de ser fiel a su mandato y al objeto Social de la Compañía, no desviarse, cumplir con sus obligaciones tributarias, legales, sociales, salariales, de medio ambiente, etc.…

Si el empresario se equivoca, haciendo con sus decisiones corto placistas quebrar a su empresa, de acuerdo con la ley del mercado debe de salir del mismo, para que otra empresa ocupe su lugar.

El mercado debe de estar regulado, al igual que la economía, ya que, si todo vale, no se respeta la libertad de sus miembros y volveremos a la jungla en donde todo vale para mi beneficio. La justicia afecta a todas las fases de la actividad, al igual que la corrupción implica un castigo ejemplar a los culpables.

Las empresas no son sólo los accionistas, lo son también los llamados Stakeholders, a los que hay que prestar toda la atención: trabajadores, proveedores, consumidores, clientes, bancos, competencia, mercado, como región y país, etc.

Las empresas deben de trabajar, por el bien común, por los principios de ética y coherencia en la sociedad, por ejemplo, el caso de una TV, que proponía la inversión en espacios publicitarios en un programa de gran audiencia, pero este mismo el canal de TV, tenía unos programas que no eran éticos, se rechazó la propuesta. Hay que ser coherente y valiente, no todo vale.

Decía un campesino muy sabio que todo rebaño necesita un pastor, que le guíe, pero también necesita de un perro que le ayude a mantenerlo agrupado, y que muerda, cuando sea necesario, especialmente cuando uno se desvía.

Las empresas se forjan cuando vienen mal dadas. Como empresarios debemos de estar encariñados (apasionados) con lo que hacemos, debemos de amar nuestro trabajo. Cuando no amas lo que haces, no amas tu trabajo, vas al fracaso.

Las formas en el trabajo son fundamentales, la moral y la ética, van juntas. El que lo ha hecho bien que se quede. Pero el que lo hace mal que salga del mercado.

Por último, en la empresa debe de haber: Transparencia, Libertad y Buenas Norma

La conferencia de Manuel Pizarro comenzó con la cita de la Encíclica “Caritas in Veritate, tercera de Benedicto XVI (abril.2010), encíclica de carácter social , y como continuación de La “Centesimus Annus”, de Juan Pablo II, (mayo 1991), con ocasión del centenario de la “Rerum Novarum”, dirigida a los Obispos, al Clero a las Familias religiosas, a los Fieles, y a todos los hombres de buena voluntad  .

En 1891 el Papa León XIII en la encíclica “Rerum Novarum” dejó patente su apoyo al derecho laboral de «formar uniones o sindicatos», pero también se reafirmaba en su apoyo al derecho de la propiedad privada.

La Doctrina Social de la Iglesia es un conjunto de normas y principios referentes a la realidad social, política y económica de la humanidad basados en el Evangelio y en el magisterio de la Iglesia Católica.


Este post está hecho con las notas tomadas en directo por Carlos Platard De Quenin Camon

 

Los “Best Seller” de la Gestión Empresarial: Los cuatro Evangelios

Después de agradecer y felicitar a los responsables de Ideas Club por esta magistral iniciativa que representa este ciclo de conferencias, inició la conferencia advirtiendo que no hablaría de su libro (El Mejor Libro de Autoayuda de Todos los Tiempos. Las claves del éxito están en el Evangelio. Editorial Actitud en Acción) pues éste libro se enfoca en explicar las leyes del éxito y cómo éstas se encuentran fabulosamente explicadas a lo largo del Nuevo Testamento y, al ser ésta una conferencia sobre los evangelios y la gestión empresarial, prefirió hacer una revisión más ajustada al tema en cuestión.

La conferencia estuvo dividida en tres partes:

1.- En la que se hizo una breve reseña histórica de los libros del Nuevo Testamento para dejar claro que su realidad histórica es palmaria, invitando a todos los asistentes que, obviamente pueden experimentar creencias distintas, a leer, al menos, los capítulos 5 a 7 del Evangelio de Mateo para tener una buena perspectiva de la fe católica en su conjunto, pues como comentó, ésta no es un conjunto de ideas más o menos interesantes o una filosofía de vida propuesta por un hombre más o menos iluminado, sino el encuentro con un hombre, Jesucristo, hijo de Dios vivo.

2.-  Aprovechando la recomendación del último libro del periodista ganador del premio Pulitzer, Andrés Oppenheimer, “Crear o Morir” donde explica las tendencias actuales en varios de los mercados y temáticas donde más cambios se están produciendo y por ende, más oportunidades de negocio existen, José Ballesteros incidió, a diferencia del periodista en que “El GRAN DESAFÍO” es la formación ética y moral de la sociedad para que sepamos aprovechar las nuevas tecnologías para el bien de la humanidad y no, como el periodista dice que “el gran desafío es como canalizar las nuevas tecnologías para que beneficien al mayor número de personas posible”.

José Ballesteros de la Puerta

Los cuatro evangelios nos aportan lo que le faltaba a los 10 Mandamientos en clave para gestionar empresas para el verdadero triunfo, no sólo bajo el prisma económico, sino vital, bajo el prisma del desarrollo humano. Los Diez Mandamientos, funcionan como la señal de no beber ante una fuente de agua no potable. Nos advierten de los actos que no debemos cometer para estar bien. Pero en Los Evangelios, Jesucristo mismo nos viene a dar la clave de las actitudes que nos llevan a disfrutar de una vida maravillosa: Las Bienaventuranzas.

Gracias a las Bienaventuranzas, que tradujo siguiendo el esquema del autor Roberto Pérez, el profesional de hoy, tiene en ellas, la clave para construir una carrera y una gestión poderosa y firmemente constructiva, poniendo como ejemplo, la 8ª que dice: “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”, que se podría traducir por: “los que eligen jugársela cuando tienen que jugársela” y ahí aludió a su propia experiencia personal al aceptar un despido en un momento dado de su prometedora carrera ejecutiva por no acceder a un chantaje, y cómo este momento de su historia personal, que podría ser juzgado como durísimo, se convirtió con el tiempo en la base de la exitosa carrera profesional que disfruta hoy día.

José nos animó a actuar siempre en base al mantenimiento de una conciencia tranquila que, no sólo nos permite dormir a pierna suelta, sino que nos hace mantener una sana actitud y autoestima que nos llevarán antes o después al éxito, pues nos podremos seguir mirando al espejo sin apartar la vista. Y nos invitó a compartir este tipo de reflexiones con los jóvenes para que estos “limpien” con buena ética y fundamentos morales la actuación presente de demasiados ¿líderes? políticos y empresariales. Invitó a ser coherentes con nuestra fe y demostrar alegría y sonrisa pues, como dijo San Juan Pablo II “Evangelio quiere decir Buena Noticia, y la buena noticia es siempre invitación a la alegría verdadera”.

3.- Apoyándose en una reflexión de Benedicto XVI: “nos hemos de liberar de la falsa idea de que la fe ya no tiene nada que decir a los hombres de hoy”, José comentó los dos temas centrales que piden las Empresas y los Head Hunters hoy: la Actitud y el Trabajo en Equipo, y para ambos temas, es de vital importancia entender lo que para José son los tres conceptos centrales para la empresa del Siglo XXI, a saber: la idea del hombre, el concepto de merecimiento y lo que significa amor. Por razones de tiempo, nos advirtió que sólo se pararía a comentar brevemente los dos primeros temas.

Respecto del primer tema, en base a una escena muy poderosa nos hizo ver cómo el concepto que cada uno tiene sobre qué o quién es el hombre tiene un efecto directo e importantísimo en nuestra habilidad para liderar y trabajar en equipo, además de en nuestra propia actitud. Así nos hizo ver que la claridad que un católico tiene respecto a quién somos nos equipa extraordinariamente para ser grandes líderes y jugadores de equipo pues tenemos claro que somos, ante todo y sobre todo, hijos de Dios, ni más ni menos.

En segundo lugar, respecto al merecimiento y basándose en la parábola de los talentos, nos explicó que también aquí los evangelios nos dan una lección de buen gobierno al enseñar cómo, en un lenguaje nada políticamente correcto, el que no produce, no tiene derecho a la misma retribución que el que sí lo hace.

Finalmente, respecto al amor, y dada la falta de tiempo, sólo mencionó que la mejor definición y entendimiento de lo que significa amar la dio Pablo de Tarso en su carta a los Corintios. Volviendo a ella nos podemos dar cuenta de cuán prostituida está esta gran palabra y lo que significa para el hombre de hoy.

El Papa Francisco, en su mensaje de esta Cuaresma nos recuerda que “la justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor porque cada persona es un don” y si somos un don, esto es, un regalo, debemos de tratarnos y apoyarnos, como tales. Un don que es un regalo, que somos tú y yo, hijos de Dios.

Acabó su charla invitándonos a la esperanza, a ser parte de las solución y no quejarnos o criticar la actualidad sino a hacerla mejor con nuestro personal ejemplo, pues éste, al final, arrastra.

 ————————————————————
 Se puede ver el vídeo de la conferencia en la aplicación Golumi